• Menu
  • Menu
Monalizz Temperatura para cocinar

¿Por qué deberías cocinar a baja temperatura?

Son muchos los cambios que la cocina ha experimentado en los últimos años y se deben a que cada vez le damos mayor importancia a una alimentación que además de tener buen sabor, debe conservar todas sus propiedades nutritivas.

Seguramente has escuchado lo recomendable de cocinar a baja temperatura, una técnica muy utilizada en el mundo gastronómico. Pues esto ya no es una moda sino una tendencia de beneficios verificados que tú también puedes aprovechar en casa.

Los grandes chefs de los restaurantes más influyentes lo hacen desde hace tiempo por las ventajas nutricionales y de sabor que implica esta alternativa de cocina.

¿Por qué cocinar a baja temperatura?

La cocción por debajo de los 100º es elogiada por los expertos debido al resultado final que se obtiene de los alimentos no sólo en la degustación sino en la aportación nutricional para tu salud.

Cocinar a baja temperatura es una manera de preparar un alimento adaptándose a la temperatura final del producto y no por encima de él.

Consiste en emplear fuentes de calor de baja intensidad con el propósito de cocinar los alimentos durante períodos más prolongados.

Ventajas de la cocina a baja temperatura

Sabor y textura

Con este tipo de cocción los alimentos conservan y retienen mejor sus jugos conservando de este modo todo su sabor. Así te darás cuenta de que el pescado se mantiene en su punto, la carne está más tierna y jugosa y las verduras resaltan su sabor.

Más saludable

Cuando cocinas a baja temperatura los alimentos mantienen mejor sus nutrientes y logras platos más saludables, sin que su valor nutritivo se altere.

Sin oxidación

Cuando realizas este tipo de cocción al vacío, evitas la oxidación al no estar en contacto con el oxígeno. Gracias a este proceso cada alimento queda en su punto y hasta podrás almacenarlo y conservarlo para consumirlo en otro momento.

El punto óptimo

Al cocinar a baja temperatura tendrás un adecuado control del tiempo y la temperatura y podrás conseguir el punto óptimo de cocción, lo que evitará así que te sobrepases con el calor.

Acrilamida

Pero hay algo más respecto a la cocina a baja temperatura. Existe un compuesto orgánico llamado acrilamida que se genera al cocinar a altas temperaturas y en ambientes de baja humedad.

Se ha determinado que alimentos ricos en hidratos de carbono, como las patatas o los cereales, crean altas concentraciones de acrilamida si los cocinas a más de 120°, lo que supone un riesgo para tu salud.

Recientemente, el Ministerio de Sanidad en colaboración con la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) ha desarrollado una campaña de concienciación para alertar a los consumidores acerca de los riesgos para la salud que implica cocinar los alimentos con almidón a altas temperaturas.

De hecho, en abril de 2018 entró en vigencia el nuevo Reglamento de la Unión Europea que reconoce a la acrilamida como un contaminante y exhorta a su control a lo largo de toda la cadena alimentaria.

Medidas de mitigación obligatorias y niveles de referencia han sido establecidos para los operadores de empresas alimentarias para disminuir la presencia de acrilamida en los alimentos.

De modo que cocinar a baja temperatura únicamente te brindará beneficios, no sólo en el sabor adecuado de tus comidas sino en una mejor salud. ¿Te animas a intentarlo?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *